Chinandega

Vestigios a flor de tierra en el Realejo

El Maravedís, surge al menos una en cada invierno entre las corrientes que surcan en las calles de El Realejo.


Pero también se encuentran dagas, vasijas, ídolos de barro y otras piezas arqueológicas que nos demuestran el intenso afán comercial que sostenía el pueblo indígena.


El maravedís, la moneda española acuñada por los reyes católicos llegó a estas tierras en el ajetreo español de saqueo del oro y la madera, y del intenso movimiento comercial posterior en estas tierras americanas, especialmente con el puerto del Callao Perú.


El astillero colonial, punto de desaduanaje, sede del antiguo Puerto de la Posesión y del Corregimiento de El Realejo, fue escenario de la denominada Casa de las Margaritas, (Burdel de las Pedrarias, Libro de Ricardo Pasos Marcial).


Los arqueólogos nicaragüenses apetecen conocer la historia profunda de este sitio, para tratar de interpretar los vestigios y la vida que llevaron los frailes franciscanos.


El experto Ramiro García Vázquez realizó excavaciones y análisis en las ruinas del antiguo convento San Francisco, (2005) que posterior desautorizo la Diócesis de León y Chinandega. El Realejo sufrió la invasión de piratas que saqueaban e incendiaban.


Una de las reliquias históricas es el templo Santiago Apóstol con una de las 4 pilas bautismales labradas en piedra que tiene el país.


MARAVILLA DE TERRITORIO
La naturaleza es esplendida a través del Estero Doña Paula que conecta con el Océano Pacífico.

Los pobladores actuales que extraen conchas negras, madera de mangle y que viven de la pesca artesanal utilizan el Córdoba pero a flor de tierra descubren en ocasiones la legendaria maravedís, el macaco como le llaman los habitantes del otrora puerto de La Posesión.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: